CROQUETAS DE CALAMAR EN SU TINTA

CROQUETAS DE CALAMAR EN SU TINTA

Esta semana os traigo unas croquetas de calamar en su tinta. Un bocado exquisito y una alternativa ideal como entrante. Siempre voy rastreando recetas que cumplan algunos aspectos que no pueden faltar en mis recetas. Esta vez quería una croqueta que llevase un poco de fumé de pescado para darle más intensidad y las croquetas de choco de Las recetas de María José lo tenían. Así que he cambiado el calamar por la sepia, pero el resto es básicamente igual. Os cuento cómo las he preparado y os dejo el enlace de la receta de María José para que veáis que arte tiene para prepararlas.

INGREDIENTES

450 g de calamar límpio

1 cebolleta

1/4 pimiento verde

190 ml de leche

280 ml de caldo de pescado

2 sobres de tinta de calamar

40 g de harina de trigo

45 g de AOVE

Pimienta negra

Sal

Para el rebozado

1 huevo batido

Pan rallado

PROCESO

En primer lugar vamos a limpiar bien el calamar y lo vamos picar muy fino. Podéis utilizar una picadora. Yo lo he preparado así. Por otro lado, vamos a picar muy fino también la cebolla tierna y el pimentón verde.

Añadimos en una sartén el AOVE y sofreímos la cebolla y el pimiento verde a fuego medio durante unos 10 minutos. Rectificamos de sal y pasado este tiempo incorporamos el calamar y salpimentamos. Una vez esté listo vamos a incorporar los 40 gramos de harina, removemos y dejamos que se cocine durante unos 5 minutos.

A continuación incorporamos la leche tibia, el fumé de pescado y la tinta de calamar. Removemos bien y dejamos que se vayan integrando todos los ingredientes con la ayuda de unas varillas hasta que espese. Tened en cuenta que después debemos poder manipularla. La vertemos en un recipiente y la tapamos con film sobre la mezcla para evitar que se seque. Dejamos que se atempere y la introducimos en el frigorífico al menos unas 10-12 horas.

Ahora tan solo nos queda volearlas. Cogeremos una porción y la pasaremos por huevo y pan rallado. Una vez tengamos las croquetas terminadas las metemos en el congelador y ya las tendremos listas. Para freírlas necesitamos un cazo o sartén con abundante aceite a fuego medio-alto.

El resultado de la receta es fantástico.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *