BUÑUELOS DE CALABAZA DE LA PEPI. COMO MARCA LA TRADICIÓN.

BUÑUELOS DE CALABAZA DE LA PEPI. COMO MARCA LA TRADICIÓN.

Ya estamos en fallas, Valencia hierve y no se pueden concebir las fallas sin los afamados buñuelos que en todas las fallas se hacen. Yo hoy me gustaría hacer un pequeño homenaje a todas las buñoleras. A todas esas mujeres que en cuestión de días hacen miles de buñuelos. Son ellas las que nos hacen disfrutar en estos días de tanta tradición con el sabor inconfundible de los buñuelos de calabaza. ¿Qué sería de nosotros si no tuviéramos buñuelos? Las echaríamos de menos, ¿verdad? Son las responsables de conservar la tradición.

Por eso el papel de estas mujeres es muy relevante. Por tanto, es muy importante que se conserve la tradición. Mi amiga Pepi, la maestra arrocera, además de hacer arroces que te rompen la cintura, hace unos buñuelos que quitan el sentido. Durante todo el mes de marzo los prepara por encargo y suelo hacerlos los jueves, los viernes e incluso algún sábado.

LOS INGREDIENTES

500 g de harina

250 g de calabaza asada

50 g de levadura

Agua (la que admita)

Aceite de semillas

EL PROCESO

En primer lugar, vamos a asar la calabaza. Una vez asada la pelamos y seguidamente la trituramos. Cuando tengamos todos los ingredientes preparados éstos se amasan en un recipiente o cuenco hasta que la masa queda ni demasiado espesa, ni demasiado blanda. Debemos poder manipularla. Dejamos reposar al menos una hora para que la masa crezca. Pero quizás, la parte más delicada sea la del momento de freír un buñuelo.

¿CÓMO SE FRÍE UN BUÑUELO?

Cuando el aceite esté bien caliente iremos despacio friendo la masa en porciones. Éstas no deben superar el tamaño del palma de la mano.

Cogemos una porción con la mano y con la ayuda del pulgar y el índice de la otra mano haremos un pequeño orificio en el centro al echarlo a freír.

Este movimiento no es fácil y son las buñoleras las que han adquirido una gran destreza después de muchos  años de experiencia.

Con la ayuda de una espumadera les daremos la vuelta y cuando estén dorados los sacaremos. Podemos dejarlos sobre papel absorbente para que dejen el exceso de aceite.

Por último, se sirven con azúcar.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *